Siempre he pensado que cada pareja tiene su magia. Cuando conozco  a las parejas y platicamos sobre sus sueños y sus gustos, una frase que me encanta decirles es: su boda para mí es como una película en la que el director sabe cuándo va a iniciar pero, no cuando va a finalizar. Sandy y Daniel estuvieron totalmente de acuerdo con esta frase y me reiteraron su confianza para poder documentar cada instante de su boda.

Al llegar a la casa de Sandy, todo iba conforme  lo planeado, aunque se sentía muy nerviosa, poco a poco fue sintiéndose cada vez más cómoda y contenta de lo bien que había sido arreglada para su gran día … la acompañaron su familia y juntos estuvieron para abrazarla …

Al trasladarme con Daniel, la experiencia fue totalmente diferente, estaba feliz y se reunió con sus amigos en un conocido bar de la ciudad, las risas, los chistes, los abrazos y los recuerdos por supuesto no se hicieron faltar … todos sabían que Daniel iniciaba ahora una etapa de vida felizmente casado y que podía estar con todos ellos para tener los mejores recuerdos de su gran día.

La Hacienda el Salitre estuvo increíble, el montaje espectacular, que decir de la iluminación y la música, eran realmente impactantes, al llegar los novios a la celebración los recibieron felices todos sus invitados,  por supuesto, las lágrimas de felicidad rodaron para la feliz pareja, por fin, el gran día de su boda había llegado.

Bailaron y disfrutaron al máximo, y la sensación de la fiesta fue el abuelito de Daniel, un gran ejemplo para todos, conmovedor, no descansó hasta haber bailado un sin número de canciones…

Es padrísimo cuando las parejas logran sus sueños y todo culmina y como ellos quisieron.

Gracias Sandy y Daniel por haberme elegido como su fotógrafo, por haberme dado su confianza y por permitirme capturar  cada instante, cada detalle, se lo mucho que significó para ustedes, me siento honrado de haber estado con ustedes en un momento que nunca volverá a repetirse en sus vidas.

Felicidades por su boda !!

 

Back to portfolio