Esta es la historia de una pareja que volvería a casarse sin duda alguna,  porque la historia que les precede es maravillosa, de grandes experiencias y aprendizaje; en  su camino juntos han encontrado personas extraordinarias, como fotógrafos que por medio de su arte logran plasmar para la eternidad no solo una sonrisa, no una mirada, sino la esencia de las personas, la esencia del amor que se tienen, haciéndolo con la pasión con que merece tomar una cámara y lanzar el disparo. Está pareja sencilla pero extraordinaria se conoció desde la preparatoria, donde ni siquiera se dedicaban una mirada, fue la misma escuela cómplice ya que juntaron grupos de diversas carreras y ahí fue donde realmente empezaron a mirarse… es ahí donde empieza a construirse su historia. En el camino de estas dos etapas vivieron lutos, viajes, fiestas, discusiones, con alguna separación temporal que no trajo más que aprendizaje y la más firme convicción de que deben permanecer juntos.  Formalizaron  el compromiso en un restaurant-bar de la ciudad con un grupo de amigos y su familia; el lugar y compañía perfecta para pedirle a Eli que se case con él,  en medio de desconocidos y celebrando, ya que por fin está historia de amor se reafirmaría ante Dios, quien ha bendecido enormemente a esta pareja, la Boda como la de todos, ha sido la mejor, y de la cual pueden presumir excelentes fotos, esto sucedió en Mayo de 2015, en el centro de la ciudad de Querétaro, hasta hoy en día esta pareja sigue aprendiendo y creciendo de la mano, juntos para lograr grandes cosas como hasta ahora lo han logrado. Gracias Eli y Sergio por haberme permitido ser testigo de su hermosa historia de amor!!

Back to portfolio