No cabe duda que cada día al despertar no tienes idea de lo que pueda pasar…una mañana, al despertar recibo un mensaje de Bety comentándome que había contactado a un buen amigo fotógrafo por recomendación de amiga de ella para pedirle que le ayude a documentar su boda, sin embargo, él ya tenía agendada esa fecha para otra pareja y que a su vez los había recomendado con un servidor… que alegría recibir semejante noticia…Bety es un ser humano muy espiritual, está convencida que la energía mueve a las personas y llamó mi atención cuando me comentó que ella estaba convencida que a ella sólo se acercarían los que estaríamos realmente con ella en su boda… que grato fue para mí también saber que ese gran amigo, hasta la fecha, siga confiando en mi trabajo y en mi experiencia.

Cuando nos reunimos Bety y Anibal al medio día para su sesión casual estuvo realmente muy emotiva y además muy divertida, también nos acompañaron su mamá y su hermana de Bety, llevaron sushi, vino tinto, uvas, quesos, etc. realmente los consintieron… que gusto me dio poder documentar todo eso…sin duda fue un momento que llevarán en su corazón…hicimos una pequeña pausa para comer y continuamos la sesión por la tarde…me invitaron a comer y disfrutamos además de una muy buena charla…tuve la oportunidad de conocer más sobre ellos y su hermosa historia sobre como se conocieron. Ese día me comentaron que ellos querían que su estudio fuera en un gimnasio, confieso que me sorprendí, era la primera vez que una pareja me solicitaba algo así, me animé muchísimo y la imaginación voló, sabría que saldrían fotos realmente diferentes y así fue…

Pese a que hizo mucho frío el día de su boda, todo salió de maravilla, Bety y Anibal estaban fascinados, Bety me mostró los “atrapasueños” que estuvo elaborando para su gran día y de los productos naturales como jabones y esencias que obsequió a sus invitados. No cabe duda que los detalles hacen la gran diferencia.

Un grupo de rock los acompañó un buen rato, posteriormente un buen sonido y finalizaron con un fantástico mariachi que les arrancó al corazón del alma.

Agradezco a la Hacienda El Salitre por todas sus facilidades, se portaron increíbles…

Gracias Bety y Anibal por su confianza, y no cabe duda, que es una gran satisfacción para mí haber logrado capturar las fotografías con las que tanto soñaron!!

Felicidades por su boda!!

 

Back to portfolio